los someta a la consideración de una Asamblea General Extraordinaria y se proceda en ella a la aprobación de los mismos y a la elección de las autoridades definitivas".El grupo de vecinos que se reunió en aquella jornada, reducido, pero muy deseoso de fomentar el deporte y la amistad, se integró por con los siguientes fundadores: Alfredo Seguí, Guillermo Gandulfo, León Mandón, P. Martínez Liñan, Ramón Val, Martín F. Suárez, Ramón Battle, Adriano Cervetti, Pedro Saldubehere, José A. Barbieri, José Legarreta, Manuel Navarro, Francisco Riguet, José De Pedro, Ceferino Trangoni y Fausto Balestrini.

Tras la Asamblea General Extraordinaria quedó constituida la primera Comisión Directiva (1923/24), de la siguiente manera:
 

Presidente: Juan Davio
Secretario: P. Martínez Liñan
Tesorero: Ramón Val
Vocal: Alfredo Seguí
Vocal: Ceferino Trangoni
Vocal: Guillermo Gandulfo
Vocal: Francisco Riguet
Vocal: Adriano Cervetti
Vocal: Fausto Balestrini
Vocal: José A. Barbieri.

En agosto de 1972, en oportunidad de cumplir el Club de sus Bodas de Oro, se editó un libro de unas cincuenta páginas, donde se resumió la historia de la entidad.
En uno de sus párrafos, resumidos por Tomás Kunkel, se lee que "una vez formada la primera Comisión Directiva, presidida por el Sr. Juan Davio, el club intervino en diversos torneos de fútbol que dieron lugar a reñidas confrontaciones con equipos de la talla de Ferroviario, Esteban Echeverría, Villa de Mayo, Club Atlético Ezeiza, Sportivo Tristán Suárez, La Martona de Vicente Casares, Cañuelas Fútbol Club y otros".
La práctica de este deporte se realizó, en una primera instancia, en la manzana comprendida entre las calles Ing. Jorge Duclout; 12 de Octubre; Herminio Constanzó y Julio Argentino Roca. Posteriormente el predio se trasladó a la manzana ubicada entre las actuales calles Florentino Ameghino; Gral. Juan Gregorio de Las Heras, Dr. Emilio Fernando Cardeza y Av. Leandro N. Alem, siempre en Monte Grande.
Este último predio fue cedido Luis Guillón, uno de los líderes de la autonomía echeverriana, quien también donó los postes torneados que sirvieron para instalar el alambrado perimetral.

Dice Kunkel que "la actividad deportiva que promueve estos comentarios insumió casi en forma exclusiva toda una época de la historia de nuestro club y en mérito a la decisiva influencia que ejerció para que trascendiera el nombre del mismo, vamos a citar seguidamente a la mayoría de los futbolistas que defendieron nuestros colores; Juan Davio, León Mandón, Francisco Riguet, Nazario Ayuso, Ceferino Trangoni, A. Barbieri, Facundo Balestrini, Carlos Renatti, Francisco Bidarte, R. J. Ibánez, R. Aguilar, Juan y Pedro Cora, Pedro De Pedro, Ángel Pereda, Hermanos Vater, Juan y Eugenio Parodi, Ricardo Vázquez, Alberto Blanco, Alberto Saibene, Antonio Cervetti, Manuel Otazú, Tito Fernández, Alberto Fiorito, Ángel Trotta, José Martínez, Guillermo Rodríguez, Benito y Manuel Murias, Héctor Navarro, Ricardo Fernández, Ramón y Luis Battle, Carlos Omodei, Ramón Zozaya, Alberto Ortega, José De Pedro, Antonio Roselló, Francisco Muñoz, Antonio Vidal, José Rama, Eduardo Lobello, Rubén Martínez, Atilio Clérico, Santos Messa, Bautista Drescher, Julio y Toto Chirón, Francisco Fortunato y Pascual Loiero, Roberto y Gustavo Arana, Hermanos Butler, R. Echezarreta, P. y H. González, Santiago Mujica, Luis Garrahan, Luis Chicot, Manuel Araujo, Carlos A. Núñez, Mario S. y Pedro Dreyer, Máximo y Néstor Villegas, Enrique Rodríguez, Amílcar y Raúl Manoni, Armando Cansani, Juan A. Cáceres, Ambrosio Della Torre, Ismael Bacigaluppo, Sánchez, Greco, Piazza, Miguel, Calderón, Moreno, Madala, Moreno (el riojano), Fernando Vidal (Morito), Gómez (la china), Raúl Stigliano, Isaías Martínez y otros muchos más que se nos escapan".
"Lo expuesto precedentemente es una síntesis de las referencias obtenidas sobre la primera época de la institución, de las que surgen los entretelones de todas esas actuaciones que generaron satisfacciones o sinsabores de acuerdo con los resultados que se obtenían, Un triunfo o una derrota en el aspecto deportivo, un éxito o un fracaso en lo social o económico, eran los factores que provocaban las reacciones espirituales que guiaban al directivo, dotando a su gestión de una permanente renovación de energías para proseguir la lucha por su divisa. Lo mismo ocurre en la actualidad".
"Concretar partidos en aquellos años, no era tarea fácil pues para lograrlo se hacían desafíos amistoso por medio de algunos diarios que dedicaban espacio a ese fin. En la mayoría de los casos se recibían respuestas en hojas "con membrete" que llevaban el clásico sello alegórico con la estampa del jugador de fútbol pisando la número cinco. Otras respuestas llegaban en simples notas manuscritas con rudimentaria caligrafía, lo que permitía deducir que se trataba de conjuntos improvisados pero no por ello carentes de un gran nivel de juego".
"Para las fechas más importantes (celebraciones patrióticas) se invitaba a entidades amigas de otras localidades o al personal de alguna firma comercial de la capital para disputar una copa cuya donación se procuraba. Invariablemente se estrenaba una pelota":
"Como actividades complementarias, también se organizaban carreras de bicicletas y torneos de atletismo".

La primera Comisión Directiva que presidió Juan Davio fue reemplazada el 21 de junio de 1925, por la comisión que encabezó Pedro Juan Cervetti, iniciándose durante su gestión la redacción de actas, cosa que permitió registrar de manera cronológica y ordenada todo el quehacer del Club, aprobado o no en las sesiones de directivos correspondientes.
En 1926 se resolvió agasajar con un lunch a una comisión de señoritas que habían colaborado en la realización de una kermesse, organizada por el Club en la sede de la Sociedad Italiana de Socorros Mutuos "XX de Settembre".
En octubre de 1926, la Comisión Directiva resuelve organizar una función teatral a total beneficio de la caja policial (Posteriormente Cooperadora Policial), en la sala del cine Español. "Como se comprenderá, ese fue el primer eslabón de una larga cadena de realizaciones en beneficio directo o indirecto de la población y a los efectos de brindar una imagen de los medios económicos en los que se desenvolvía la entidad, se considera oportuno destacar que el presupuesto presentado por el Sr. Ismael Sáenz, administrador de dicha sala, ascendió a la suma de $ 70,00 m/n por la cesión de la sala con 450 sillas, luz para 15 ensayos y la noche de la función, propaganda en programas y en proyector con placa, tanque con 500 litros de agua y la venta de entradas".
"Esa función arrojó un beneficio de $121,25 moneda nacional. Como acotación de lo dicho, cabe señalar que el tanque se requería lleno de agua para evitar que el valioso líquido faltara en los baños durante la función".
En 1928 el Club Atlético Monte Grande se ve privado de su primera cancha de fútbol, consiguiéndose un terreno apropiado en el llamado Parque Miles (Actuales calles Bernardino Rivadavia y Mariano Moreno), donde se juega activamente durante la temporada del año 1929. Por ese tiempo se paralizan las actividades, al punto casi de producirse la disolución de la entidad.
"Pero tan extrema medida no llegó a concretarse merced a la decisión de los asociados, quienes en la Asamblea realizada el 26 de abril de 1931 resolvieron continuar con las actividades del mismo y a tal efecto encomendaron su reorganización a una comisión provisoria integrada por los señores Pedro Juan Cervetti, Pedro Francisco Suárez, Juan Farina, Pedro Saldubehere y José Murias, los cuales, con su meritoria gestión contribuyeron decisivamente para volver a la entidad por la senda de la recuperación".
"Como primera medida arrendaron la manzana de tierra ubicada entre las calles Mariano Acosta, General José María Paz, Emilio Castro (Hoy Dr. Ángel Camilo Rotta) y Dr. Carlos Pellegrini, e instalaron en ella el nuevo campo de deportes, cuyo primer cuidador fue don Vicente Carvajal".
"La gestión de dicha comisión provisoria culminó exitosamente el 21 de enero de 1932, en que fue elegida la Comisión Directiva que tendría a su cargo el definitivo afianzamiento del Club Atlético Monte Grande".
"Este último cuerpo inició su mandato el 4 de febrero de 1932, y la primera reunión formal se llevó a cabo el 29 del mismo mes. Como podrá suponerse, la presidencia de esta Comisión Directiva se encomendó al señor Pedro Cervetti como prueba de la confianza que se había ganado en su primitiva gestión. Si bien de la lectura de las actas no surge cuales fueron los motivos que impulsaron a las nuevas autoridades a numerar aquellas sin tener en cuenta las reuniones realizadas por anteriores comisiones, lo cierto es que en la primera de las fechas mencionadas se labró el acta Nº 1, y ello implícitamente está ratificando el concepto de quien extractó estas referencias, al considerar que se abre una nueva etapa en el proceso institucional de éste Club".
"En los comienzos de la gestión de esta Comisión Directiva, el 23 de marzo de 1932 para ser más precisos, un joven integrante de la misma presenta un proyecto que refleja la primera inquietud por adquirir un local propio para se utilizado como sede social. Dicho proyecto habla de la organización de fiestas cuyos beneficios se destinarán a formar un fondo con aquel propósito. Ese directivo, con el correr del tiempo, pasaría a ser el asociado que más de cerca vivió la evolución del Club, por cuanto desde el año 1932 y hasta la actualidad siempre ocupó un puesto de avanzada en la lucha por el progreso del mismo; nos referimos al señor Marcelino Blanco".
"Ya en la segunda etapa futbolística (1932-1939), ante similares perspectivas que preocuparon también a otras instituciones del partido, se aunaron los dirigentes de todas ellas y se fundó la Liga de Fútbol de Esteban Echeverría en los primeros meses del año 1933, y participaron en el primer campeonato oficial los clubes Ferroviarios y Sportivo Tristán Suárez, ambos de la localidad de Tristán Suárez; Atlético Ezeiza del pueblo del mismo nombre y Jornada, Esteban Echeverría y Atlético Monte Grande, de Monte Grande".

"La concreción de esta iniciativa trajo como consecuencia una más estrecha relación a nivel directivo, pero a la vez una muy acentuada rivalidad en el campo deportivo".
"Como curiosidad merece citarse el hecho de que la presidencia de la Liga, la ejercía por rotación semanal, un consejero de cada Club y como anécdota la siguiente: Ante las dificultades que se presentaron al exigir a cada jugador la entrega de dos fotografías para identificarlo, por la inexistencia de casas que se entrega de ese ramo, se recibieron fotos de todo tipo y tamaño, entre las que se destacó una en que el futuro jugador aparecía hincado, acompañado de otra persona que estaba de pie. Una oportuna flechita manuscrita, aclaraba cual era el jugador".
"Efímera fue la vida de la Liga. Duró sólo la temporada 1933. La pasión desatada por esta competencia exacerbó los ánimos de las hinchadas a tal punto que se produjeron algunos episodios serios que impulsaron a lo dirigentes a disolverla. En el único campeonato oficial jugado nuestros equipos de tercera y cuarta división obtuvieron un honroso segundo puesto".
"don años más tarde, el club participa en la fundación de la ALFI (Asociación Lomense de Fútbol Independiente) con el asiento en la ciudad de Lomas de Zamora, desaparecida también y por las mismas causas, al finalizar la primera competencia oficial en la que resultó campeón nuestra representación".
"Como una prueba de la intención de agregar nuevas actividades a las que habían sido jefe del desenvolvimiento deportivo de la Entidad, en la reunión celebrada el 27 de abril de 1932, se aprueba la realización de un torneo interno de pelota a paleta a cuyo efecto se designa a los Sres. Pedro Cervetti, y Ceferino Trangoni para gestionar el arrendamiento de la cancha".
"Estos caracterizados dirigentes informan posteriormente que el costo de dicho arrendamiento asciende a $ 1,20 moneda nacional la hora y dos centavos por cada tanto jugado. El entusiasmo que provocó la decisión de realizar el torneo comentado, queda reflejado en la cantidad de anotados, pues al cierre de la inscripción ascendió a cuarenta y cuatro el número de socios interesados en intervenir en el mismo (30 % del padrón de la época)"
"Poco después (año 1933) el Club se instala en la plaza municipal de ejercicios físicos que se hallaba ubicada en la calle Dorrego Nº 268 en dependencias que hoy pertenecen al Club Social de Monte Grande, donde tiene oportunidad de anexar actividades deportivas de suma importancia como lo son el tenis y básquetbol. Este último deporte se comenzó a practicar en el Partido de Esteban Echeverría por iniciativa del Club Atlético Monte Grande, y fueron sus primeros cultores los socios Santos Mesa, Bernardino Rodríguez, Ricardo Medel, Marcelino F. Blanco, Isaías Martínez, Enrique Rodríguez, Francisco Muñoz, colaboraron en el adiestramiento del equipo Luis Ostalaza y Juan Villegas. Poco después se sumaron las damas y constituyeron un buen equipo las señoritas María y Josefina Capello, Leonor Vidal, Nélida y Elvira Murias, Haydée Duhalde, Hermanas Fernández, Ofelia Vidal Amat, Bianchi y Azcoitía".
"Ello permite, asimismo, un incremento de las actividades sociales".
"La repentina clausura de la plaza municipal de ejercicios pone freno al vertiginoso desarrollo de nuestro club que paraliza sus actividades por algo más de cinco meses.
"El intenso bregar del cuerpo directivo permitió que se lograra su reapertura a fines de octubre de 1933 y con ello se retomó el acelerado ritmo de progreso".
"Estos años de gran resurgimiento institucional cuentan con la actuación de comisiones directivas presididas por los señores Raúl Von Kotsch (1934-1936) y José Apóstol (1936-1938), cuyas respectivas gestiones permitieron aumentar significativamente el caudal de socios en mérito a la seriedad con que se encaraban todos los actos organizados por la entidad. En el transcurso de la primera de ellas se agregó un nuevo deporte a los que ya se practicaban: las bochas. Los materiales para la construcción de la primera cancha costaron $135,90 y se convino su pago en 30 y 60 días.
La construyó el socio Santiago Amaglio con la ayuda de Héctor Romero y David Romanín y posteriormente fue cubierta con chapas de zinc con recursos provenientes de una rifa":
"Como referencia que servirá para provocar reminiscencias nostálgicas en los socios que intervinieron en el torneo interno de tenis llevado a cabo en el mes de agosto del año 1934, se considera oportuno destacar que el acta labrada el 2 de setiembre del mismo año se menciona a los ganadores del mismo y ellos fueron: en single de damas: Srta. Chola Inchauspe; single de caballeros Sr. Alberto Saidene; doble de damas Srtas. Rita Battle y Angelita Cervetti; doble de caballeros Sres. F. Rodicio y Pedro N. Pedrazzini".
"Entre las curiosidades que ofrece la lectura de las actas labradas en esta época, merece destacarse que el 15 de setiembre de 1934 la Comisión Directiva resolvió "que en lo sucesivo la aceptación de nuevos afiliados se haga cuando existan vacantes, para evitar el deterioro del prestigio de la Institución por la carencia de comodidades que permitan absorber una mayor afluencia de personas".
"Esta decisión habla de la responsabilidad de los dirigentes y señala la gran disposición que existía entre los asociados para concurrir a disfrutar de momento de sano esparcimiento".
"La estabilidad lograda en el desenvolvimiento del club promueve la inquietud de la Comisión Directiva por realizar obras de ampliación en la plaza de ejercicios y en razón de ello, en la reunión extraordinaria realizada el 10 de octubre de 1934, se resuelve que el Sr. Von Kostch informe "en una próxima asamblea sobre la importancia que alcanzarán las mismas" y el Sr. José Apóstol "dará cuenta sobre la forma en que se financiarán".
"El proyecto en cuestión daría lugar a la concreción del primer empréstito interno efectuado mediante la colocación de bonos entre los asociados y permitió ampliar las instalaciones de la calle Dorrego Nº 268 para brindar mayor comodidad a los concurrentes".
"Durante el año 1935 se llevó a cabo la primera función teatral organizada por el club, cuyo éxito se debió a la valiosa colaboración de socios de la entidad y aficionados locales. También se organizó un programa de excursiones a distintos contres de turismos ubicados al sur de la provincia de Buenos Aires. Dichos viajes se realizaron en combinación con las autoridades en entidades amigas".
"Cuando todo estaba encaminado para el progresivo afianzamiento de nuestro club, se produjo un hecho que provocó estupor entre los directivos y asociados del mismo. En efecto, el 30 de noviembre de 1935 con auxilio de la fuerza pública se procede a la clausura por segunda vez, de la plaza de ejercicios físicos y por ende de todas las instalaciones que eran explotadas por el club".
"Dicha resolución, apelada por el cuerpo directivo presidido por el señor Von Kostch, fue adoptada por el H. Concejo Deliberante actuante durante la gestión del Sr. Alejandro Santamarina al frente de la comuna".
"La intervención de la Comisión Directiva ante este funcionario y la buena voluntad evidenciada por el propietario del predio en cuestión, Enrique Santamarina, permitió que las dependencias de la plaza de ejercicios físicos fueran rehabilitadas, en forma precaria, el 29 de enero de 1936".
"Esa precariedad subsiste a lo largo de la gestión de la Comisión directiva presidida por el Sr. José Apóstol y aún se mantiene cuando asume el mandato el cuerpo presidido por el ingeniero Carlos Azcueta en fecha 17 de julio de 1938. En ese lapso se produce el fallecimiento de Enrique Santamarina, una de las figuras de mayor prestigio en la historia del partido de Esteban Echeverría".
"La desaparición del nombrado provoca el sentido homenaje de las autoridades y asociados del club",
"El acta número noventa y uno del 17 de julio de 1938 da cuenta de la designación, como socio honorario, del Dr. Mario Dreyer y los motivos que determinaron la medida fueron: Los servicios profesionales prestados a varios asociados por accidentes sufridos en las distintas actividades deportivas"".
"Como es de conocimiento de todos los integrantes de la comunidad de Esteban Echeverría, actualmente dicho profesional es miembro de la Academia Nacional de Medicina".
"La fecha en que asume el mandato la Comisión Directiva presidida por el Ingeniero Azcueta es la que fijó la iniciación de un nuevo paréntesis en las actividades del club dado que el acta número noventa y dos, labrada el 18 de junio de 1939, da cuenta de la acefalía del cuerpo directivo de la institución y el tratamiento urgente de la mecánica que deberá aplicarse para elegir las autoridades que deberán procurar los medios para ubicar los materiales retirados de la plaza de ejercicios físicos que hasta había sido clausurada definitivamente".
"Nuevamente surge la figura del Sr. Pedro Cervetti, quien desde la fundación del club, hasta la época en que nos ubican estas líneas, siempre tuvo que asumir el rol de piloto de tormentas. La Comisión Directiva presidida por el nombrado, que rigió los destinos del club en el período 1939/1941, designó inmediatamente a los asociados Sres. Victor Paolini y Juan Gerbi para que gestionaran la obtención del arrendamiento de la casa llamada "El Durazno", o en su defecto otra que reuniera las condiciones mínimas exigidas por las circunstancias".
"Para ese entonces la práctica del fútbol había entrado en vertiginosa decadencia, al punto tal que poco tiempo después desparecería definitivamente de nuestro club".
"Los señores Paolini y Gerbi iniciaron gestiones para alquilar la propiedad ubicada en la calle 6 de Setiembre Nº 77 (hoy Hipólito Yrigoyen) y ante el éxito de las mismas se promueve la necesidad de contar con el apoyo de un grupo de asociados que constituyen en avalistas del contrato en representación del club en su carácter de inquilino. Dicha responsabilidad la asumieron los señores Pedro J. Cervetti, Víctor M. Paolini, Isaías Martínez, Fernando González, José Apóstol, Emilio Pino, David Romanín, Héctor Romero, Mario Clérico, Antonio Vidal y Alberto Saibene".
"El día 15 de julio de 1939 el club ocupa la casa alquilada y una colecta iniciada entre los socios permite adquirir los primeros muebles para la nueva sede social y se instaló la cancha de bochas que fuera desmantelada por el desalojo".
"Con el correr del tiempo esta simple mudanza de modestos elementos pertenecientes al club ha pasado a integrar el historial del mismo como un hecho que configuró la concreción de la plataforma de lanzamiento para enviarle hacia los niveles que alcanzó en al ámbito social y deportivo de la zona".
"Invitada por instituciones amigas, nuestra entidad se constituyó junto con ellas en fundadora de la Federación de Bochas de Almirante Brown, y nuestros delegados integran los primeros cuadros directivos de la misma. Gran repercusión tiene esta novedad entre el elemento bochófilo y es así como defienden nuestra divisa, con variada suerte en sucesivos campeonatos oficiales, los pioneros de este deporte en nuestro medio, Sres. Pedro R. Dreyer, Mario Clérico, Juan Gerbi, Antonio Caporale, Héctor Romero, David Romanín, Rómulo Fiorito, Ramiro Otero, Santiago Muñoz, Fernando González, Julio y Raúl Méndez, Eduardo Fernández y Guillermo Aguilera".

"Años después representa al Club oficialmente en la misma Federación, con gran suceso, una delegación femenina integrada por las señoras Magdalena G. de Coronel, Leonor Z. de Blanco, Apolinaria de Oillataguerre, Sara M. de Farina, Ana O. de Vignola y las señoritas Emma Méndez, Magdalena Coronel y Margarita Larzábal".
"A los pocos meses de establecido nuestro club en su nueva sede, la comisión directiva, presidida por el Sr. Cervetti, recibe una nota del Club Social y Deportivo Esteban Echeverría, con la que las autoridades de esta entidad solicitan una entrevista para tratar la fusión de ambos clubes".
"Esa reunión quedó fijada para el 14/3/40 y durante su realización de debate dicha posibilidad sobre la base de la adjudicación de un nuevo nombre a la entidad que surja de dicha fusión con la consiguiente integración de un nuevo cuerpo directivo. El asunto es tratado en un par de reuniones y se resuelve someter la solución del problema a la decisión de los "socios mayores contribuyentes" que posee el Club. El 19 de abril del año 1940 se reúnen los directivos: Sres. Pedro Cervetti, H. Romero, M. Blanco, I. Martínez, J. Apóstol, Pedro Saldubehere y A. Vidal, conjuntamente con los asociados Mario Clérico, Fernando González y Felipe Ocampo y luego de un amplio debate se procede a votar secretamente sobre la actitud que se adoptará en definitiva. Dicha votación arrojó el siguiente resultado: 8 por la negativa y 2 por la afirmativa. Este asunto se da por terminado y así se informa al club proponente".

"Durante el proceso vivido con la relación a este ofrecimiento, debió lamentarse la desaparición de uno de los hombres que más aportaron al club; el Sr. Pedro Dreyer, fallecido el 25 de marzo de 1940".
"Al considerarse superada una de las etapas más críticas vividas por el club, desde su fundación; las autoridades del mismo, que habían sido designadas para actuar hasta el año 1941 como una solución de emergencia, resuelven convocar a una asamblea para el 18 de agosto de 1940 con el fin de elegir a una Comisión Directiva en forma estatuaria y ello se concretó en dicha fecha al asumir la presidencia el Sr. Raúl Von Kostch. Esta Comisión Directiva completó el mandato fijado a la anterior y el 26 de octubre de 1941 fue elegido un nuevo cuerpo presidido por el Sr. Héctor Romero".
"Durante la gestión realizada por esta C. Directiva se forma una sub-comisión que surge a raíz de un proyecto presentado por el directivo Sr. Marcelino Blanco como consecuencia de estimarse necesaria la compra de una propiedad que sirva de sede social para la Institución. Dicha sub-comisión quedó integrada el 12 de marzo de 1943 y se denominó "Comisión pro local propio", estando compuesta por los siguientes asociados: Presidente Sr. José Calcinardi; Secretarios, Sres. Fernando de Toro y Juan M. González; Tesorero Sr. Marcelino Blanco; Vocales Titulares, Sres. Fernando González; Antonio Puisegur, Miguel Larrea, Luis Quesada, Héctor Romero, Julio Méndez y César Larzábal. Se agregaron varios nombres que constituyeron el cuerpo de vocales auxiliares y que, en conjunto, se abocaron de inmediato a la misión que se les encomendó. Esta fue, fundamentalmente, reunir fondos para la adquisición del local propio. El llamado a colaborar efectuado a los socios, provocó que un centenar de ellos se inscribieran con una cuota adicional voluntaria desde cincuenta centavos a cinco pesos moneda nacional mensuales y cuatro adhesiones de pesos diez cada una de los señores Antonio Nogal, Mariano Salanova, Antonio Cervetti y Pedro R. Dreyer. Con el mismo fin se organizaron fiestas y kermeses a cuyo resultado se agregaban las cuotas sociales de los nuevos socios que la sub-comisión conseguía mientras durara la colecta".
"También se aceleraron los trámites para la obtención de la personería jurídica a cuyo efecto se somete a consideración de una asamblea la modificación de algunos artículos del estatuto para adecuarlo a las exigencias de la Dirección de Personas Jurídicas".
"La mayor responsabilidad que demandó este logro a los miembros de la Comisión Directiva y la falta de colaboración que, por diversos motivos, se venía observando en algunos de sus integrantes, promueve la inquietud por convocar a una asamblea que disponga la renovación total de la misma. Dicha asamblea se realizó el 25 de julio de 1943 y si bien se consideró que el procedimiento seguido era antirreglamentario, en su transcurso se resolvió aceptar la renuncia masiva de los componentes de aquella y se eligió por aclamación un nuevo cuerpo presidido por el sr. Juan Carlos Wieman".
"En la primera reunión que realizó la nueva Comisión Directiva, en fecha 27 de julio de 1943 se registra en el acta respectiva el otorgamiento de personería jurídica a nuestra institución la que a partir de ese momento se regiría por sus estatutos".
"Durante este período del proceso institucional cobra renovado vigor el propósito de adquirir una propiedad para sede social y luego de infructuosas gestiones entre distintas personas que ofrecían inmuebles en venta, el interés se centra sobre la casa que se estaba arrendando, cuya propietaria, entrevistada por los señores M. Blanco y R. Albistur la valuó en trece mil pesos moneda nacional al contado o catorce mil pesos moneda nacional con facilidades".
"La circunstancia de haberse tomado conocimiento que el Banco de Avellaneda concedía préstamos a instituciones deportivas para compra, ampliación o refacción del local social, permitió alentar renovadas esperanzas de lograr la meta soñada".
"La valiosa colaboración del Sr. Fattorini, tasador oficial de dicha entidad crediticia, permite registrar en el acta labrada el 22 de enero de 1944 la concesión de un préstamo de pesos diez mil moneda nacional, pagaderos en diez (10) años a razón de ciento veintiún pesos con cuarenta centavos por mes".
"Esta noticia promueve general expectativa entre la masa societaria que ya vislumbra la posibilidad de que a breve plazo se concrete lo que más tarde se convertirá en el paso más importante del historial del club por cuanto marcará, con rasgos bien definidos, el definitivo encauzamiento del mismo por la senda de progreso que jamás abandonará".

El club se fundó un 22 de agosto de 1922 con la finalidad de estimular la práctica del deporte, y la vida social, cultural, intelectual y recreativa de sus socios. La vida de la institución se caracterizó por los altibajos, e incluso sus instalaciones fueron clausuradas dos veces. Obtuvo la personería jurídica recién en 1943, y al año siguiente se logró un crédito para la compra de un predio propio.A raíz de incrementarse en la región la práctica del fútbol y el surgimiento de diversos equipos en los pueblos vecinos, un grupo de vecinos de Monte Grande se reunió en 1922 para crear una agrupación deportiva.El 22 de agosto de ese año se reunieron en la casa de Manuel Navarro, ubicada en Coronel Manuel Dorrego 227, uno de los más interesados en la concreción de la iniciativa. Y de esa reunión surgió un consenso, que volcado en acta dice lo siguiente:"En el pueblo de Monte Grande, partido de Esteban Echeverría, a los veintidós días del mes de agosto de mil novecientos veintidós se reúnen los abajo firmados para promover la creación y constitución de una sociedad civil, cuya finalidad será la de estimular la práctica de todos los deportes y muy especialmente el foot-ball, como así también la vida de relación, social, cultural, intelectual y recreativa entre sus asociados"."Aprobada la idea y después de un prolongado debate en el que se consideró todo lo concerniente a la vista y actuación de la nueva entidad, todos los presentes de común acuerdo y por votación directa, procedieron a designar una comisión provisoria para que redacte los estatutos y reglamentos,

Nuestros Contactos

Sede: Hipólito Yrigoyen 77, Monte Grande, 1842

Anexo Deportivo: Eduardo Arana 750, Monte Grande, 1842

Sede .................................. 4290-1906

Anexo ................................ 4290-4311
Natación Informes .......... 4290-7961
Pilates Informes .............. 4367-5217
Spinning Informes ........... 4367-5217

El club

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon

C.A.M.G. - Club Atletico Monte Grande -  Copyright © 2017 - Reproduccion del sitio web o el uso del contenido esta estrictamente penalizada por la ley Nº 11.723